mayo 13, 2008

Psicología. Tercera Edad. Envejecer en el asilo: una mirada diferente.”Estudios interdisciplinarios sobre el envejecimiento” (5°), por Lucas Graeff

Posted in Libros y Artículos tagged , , , , , , , , , a 2:36 am por Myriam Noemí Petrongolo

Llegamos al último post de esta serie; aquí las conclusiones del autor, Lucas Graeff, el corolario de todo su trabajo de investigación y las referencias bibliográficas utilizadas.

El mayor de los agradecimientos al autor, nuevamente, por haber permitido publicar su trabajo; y más aún al Dr. Ricardo Iacub (www.ricardoiacub.com.ar), quien, con su espíritu innovador y original, nos acerca siempre materiales abiertos a nuevas visiones (como éste aquí publicado) aportando visibilidad a las diversidades teóricas.

5. CONCLUSIÓN

Contextualizar a los moradores del Asilo Padre Cacique en el cuadro de sus dramas y de su vida cotidiana, cuestiona la construcción social de algunas representaciones compartidas sobre el asilamiento en el Brasil. Una de ellas se basa en la premisa de la “mortificación del yo” causado por el carácter totalizador de cualquier institución dedicada a la vejez. Cuando Erving Goffman (1974) formuló su teoría, las sociedades disciplinarias aún estaban en su apogeo (Deleuze, 2000) y, de hecho, el individuo no cesaba de pasar de un espacio cerrado a otro – de la familia a la escuela, de la escuela a la fábrica, de la fábrica al hospital o, eventualmente, a la prisión o al asilo.
Las instituciones totales eran proyectos de confinamiento por excelencia, con el objetivo de concentrar en el espacio, ordenar en el tiempo, centralizar la autoridad y racionalizar los esfuerzos. En la contemporaneidad, esas mismas sociedades disciplinares se transforman tornándose “reflexivas” o “complejas” [11]: los actores sociales se ubican en experiencias diversificadas, cruzando hechos y visiones del mundo contrastantes, demarcando, así, proyectos y trayectorias sociales que son significadas como singulares (Velho, 2004). Es en ese contexto ideológico es que la premisa de la “mortificación del yo” debe ser pensada críticamente.
Dada la política de apertura que estaba siendo aplicada por la dirección, el Asilo Padre Cacique no puede ser definido fácilmente como una “institución total”. El control social aplicado en ese micro-universo simbólico enfrentó resistencias y sufrió cambios, como en los criterios de selección y en los horarios de visitas, pasando por la invitación a la participación de familiares y voluntarios en el día a día y en las fiestas del Asilo, hasta las pequeñas modificaciones en los cuartos, cada vez menores, privados, proporcionando espacios de intimidad.
El Asilo Padre Cacique es parte de un conjunto de reflexiones y acciones dedicadas a la vejez y su política no puede ser comprendida como un hecho aislado. En el mismo período en que venía abriéndose, circulaban en medios de comunicación y televisivos y en los medios académicos y profesionales dedicados al envejecimiento, una serie de ideas-valor que configuraban el discurso de la Tercera Edad. En esa época también fue  promulgado el Estatuto del Anciano en el Brasil, que viene sirviendo como instrumento de reivindicaciones políticas y para el propio Estado, que se apoya en la Ley para fiscalizar las instituciones filantrópicas, religiosas y privadas de amparo a la Vejez y a la Tercera Edad. Por lo tanto, si la política de apertura del Asilo puede considerarse pionera, ella es absolutamente coherente con el contexto socio.político en que estaba inserta.
Desde tales consideraciones se sigue que el propio carácter de las instituciones dedicadas a la vejez está siendo redefinido. Frente a los cambios, nuevas premisas y conceptos precisan ganar espacio para que otras dimensiones  de la experiencia de envejecer en el asilo puedan ser interpretadas. Los tiempos vividos en los espacios sociales y las memorias narradas son fundamentales para contraponer críticamente la premisa de la mortificación del yo. Habitar los lugares, reinventar o “fantasear” la trayectoria social y establecer nuevas relaciones de sociabilidad configurarán situaciones singulares, más complejas que esa “burla ritual de poseer un yo” de la teoría interaccionista (Geertz, 1989) Prefiero hablar de un movimiento de afirmación de diferencias, más que de un simple juego entre aquello que es impuesto por la institucionalización y lo que es negociado estratégicamente por los actores.
La teoría de las Instituciones Totales debe ser asumida en cuanto tal: como una herramienta conceptual que contribuye para comprender el drama del asilamiento y para criticar el carácter totalitario de determinadas gestiones. Mas hay otros aspectos de la cultura asilar, muchos de ellos también dramáticos, que no pueden ser interpretados o explicados exclusivamente a través de esa teoría. –los peldaños de la vejez, que son maneras de vivir y de resignificar la condición de asilamiento, los ritmos cotidianos, que conforman temporalidades propias en la cultura asilar, y las narrativas de los viejos, sujetos de experiencias singulares, que realizan un esfuerzo sistemático de dar sentido a sus experiencias.
Las imágenes de la vejez institucionalizada, en cuanto construcciones sociales, también se vienen transformando. Las descripciones etnográficas presentadas aquí no deben servir  como negación de hechos concretos ligados a imágenes como la exclusión social, la pauperización y el abandono familiar. Su objetivo fue presentar el trabajo que los moradores del Asilo Padre Cacique realizaron para resignificar sus  trayectorias e identidades sociales y para afirmar la dignidad de sus condiciones de vida. Ese esfuerzo sólo es visible cuando un investigador acepta participar, aunque temporariamente, del mundo de la vejez y de sus capas de sentido.
Fue fundamental soportar los “ritmos de la eternidad” del asilo, con sus raras series de acción y tragedias cotidianas [12]. La transformación epistemológica propiciada por la etnografía, siempre fundada en categorías y conceptos antropológicos, renovó la cadencia de esos ritmos. Junto con el tiempo las imágenes se transformaron: percibí las redes sociales aparentemente inexistentes y comprendí la dimensión social de los conflictos y la diversidad de las experiencias vividas en el interior de la institución. Así, la heterogeneidad de la cuestión asilar se impuso, invitándome a pensar. Queda hecha la misma invitación para el lector.
   

[11]Sin entrar en los méritos de la larga e importante discusión que viene ocupando a los científicos sociales e historiadores (Giddens, 1994; Kuper, 1998; Velho, 2004; entre otros), sobre definiciones de centro vs periferia, sociedades complejas vs simples, etc., el dato fundamental aquí es la propia transformación

[12]¿Hay, de hecho, trajedia mayor que ser derribado por el propio cuerpo debilitado?

REFERENCIAS
BACHELARD, Gaston. A dialética da Duraçäo. 2 ed.Säo Paulo: Ática, 1994

BACHELARD, Gaston. A Poética do Espaço. Säo Paulo: Ática, 2000.

BENJAMIN, Walter. Magia, Técnica, Arte e Política: ensaios sobre literatura e história da cultura. Säo Paulo; Brasiliense, 1996.

BOURDIEU, Pierre. Razöes Prácticas. 3 ed. Campinas, 2001

DEBERT, Guita Grin. A reinvençäo da Velhice: socializaçäo e processos de reprivarizaçäo do envelhecimento. Säo Paulo: EDUSP, 1999.

DE CERTEAU, Michel. A invençäo do Cotidiano: artes de fazer. 2 ed. Petrópolis: Vozes, 1997

DELEUZE, Giles. Conversaçöes. Rio de Janeiro. Ed 34, 2000

DILTHEY, Wilhelm. Critique de la raison historique. Paris: Le Cerf , 1992

ELIAS, Norbert. A Sociedade de Corte. Rio de Janeiro: Jorge Zahar, 1994

FERREIRA, María Leticia Mazzucchi. Folheando o Pasado: estudio antropológico sobre memória e identidade social na velhice. 1995. 215 f. Dissertaçäo (Maestrado) – Universidade Federal do Rio Grande do Sul . Instituto de Filosofía e Ciéncias Humanas. Programa de Pos-Graduaçäo em Antropologia Social. Porto Alegre, 1995.

GADAMER, Hans-Georg. Verdade e Método. Petrópolis: Vozes, 1997

GEERTZ, Clifford. A Interpretaçäo das culturas. Rio de Janeiro: LTC, 1989.

GIDDENS, Anthony. Living in a Post – Traditional Society. In: BECK, Ulrich; GIDDENS, Anthony; LASH, Scott. Reflexive Modernization. Cambridge: Polity Press, 1994. P. 56 – 109

GOFFMAN, Erving. Manicömios, Prisöes e Conventos. Säo Paulo: Perspectiva, 1994.

GRAEFF, Lucas. O “Mundo da Velhice” e a Cultura Asilar: estudio antropológico sobre memória social e cotidiano de velhos no Asilo Padre Cacique, em Porto Alegre. 2005 172 f. Dissertaçäo (Mestrado em Antropologia) -Instituto de Filosofia e Ciéncias Humanas, Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Porto Alegre, 2005. Disponivel em: <http://www.bibliotecadigital.ufrgs.br/da.php?nrb=000515601&loc=2006&l44bt702768b2fa32>. Acceso em: 12 mar. 2007.

HALBWACHS, Maurice. Memória Coletiva. Säo Paulo:Vértice, 1990.

KUPER,Adam. Among the Anthropologists.: history and context in Antropology. London: Ayhlone Press, 1998.

LE BRETON, David Antropologie du corps et modernité. 4 ed. París: PUF, 2005.

OLIVEIRA, Roberto Cardoso de. Sobre o pensamento Antropológico. Rio de Janeiro: Tempo Brasileiro, 2003.

SAHLINS, Marshall. Ilhas de História. Rio de Janeiro: Zahar, 2004.

TURNER, Víctor. From ritual to Theatre: The human seriousness of play. New York: PAJ, 1982.

VELHO, Gilberto. Individualismo e Cultura: notas para una antropologia da sociedade contemporánea. 7 ed. Rio de Janeiro: Zahar, 2004.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: